TEMP 4 – EP 4: LILIA ZAGAL, inmigrante de Morelos empezo negocio de tacos y ahora es exitosa empresaria en minnesota de locales de comida tipica mexicana

Sinopsis


Lilia Zagal, radica en Minneapolis, Minnesota, es mexicana, de Morelos, fundadora de la firma Ocampo, que se inició vendiendo tacos y comida mexicana, y en la actualidad es una empresaria exitosa que cuenta con siete locales, proyectándose a inaugurar más.


Cuando emprendió el negocio, tenía 4 meses y medio de embarazo, pero aún así trabajaba los 7 días a la semana, 12 a 14 horas diarias.


Su llamado a las mujeres inmigrantes, latinas principalmente, es que deben vencer el miedo, cuando deciden emprender algo y lograr el éxito deseado.


Llegue a Estados Unidos hace 25 años, obviamente sin conocer el idioma, sin conocer el país, sin conocer absolutamente nada, pero llega uno con ganas de salir adelante, de luchar, para una mejor vida para uno y para la familia, la primera impresión fue de una ciudad inmensa, muy bonita, y también miedo, porque lo principal es el idioma, pero llega uno con ganas de salir adelante.


Me impulso ver que había negocio para los latinos y que había demanda para la comida de nuestros países, decidí abrir un negocio porque la comida que yo se cocinar, aquí no hay, y le dije al que hoy es mi socio, hay que abrir un negocio porque no hay comida como la que yo sé hacer,


Cuando llegue a este país, al año y medio me quedé sin trabajo, tengo un familiar que tiene negocios en Minneapolis, que nos consultó si teníamos interés en abrir un negocio, le conteste que sí, porque ya tenía idea de lo que quería poner, me decía a mí misma que si voy a poner un negocio de esos, va a funcionar, porque el latino busca sus comidas, sus costumbres.


Empecé a buscar lugares, el socio que ahora tengo decía no, el restaurante es mucho trabajo, los siete días a la semana y hay que trabajar duro, pero poco a poco se iba convenciendo. Fuimos al lugar que había escogido, y el dueño dijo si esta cocina que tengo se las voy a dar a ustedes, pero lo difícil era que quería mucho dinero como anticipo, era el año 2003, en ese tiempo el quería que le dieran 25 mil dólares.


Conseguimos un préstamo, con una organización, que ya no recuerdo el nombre. Nos prestaron los 25 mil dólares y nosotros teníamos como 15 mil dólares, así empezamos, con ese capital.


Encima, yo estaba embarazada de mi hija, la más chica, tenía 4 meses y medio de embarazo. Empecé el trabajo, yo abría, yo cocinaba, yo hacía todo, yo cobraba, el primer día no fue muy bien porque la gente no conocía, también porque el local se compartía con un negocio Somali, porque el dueño era árabe,  


Así pasaron los primeros días, no muy bien, y yo no podía echarme atrás, poco a poco llegaba la gente. El primer día vendí unos 100 dólares, el segundo día unos 250 dólares, y así, poco a poco, fue creciendo la plaza. A los 3 meses ya no podía sola, tuve que emplear a 3 muchachos para que me ayuden. Teníamos clientes que venían para consumir desayuno, almuerzo y cena, 


Algunos clientes me decían que porque no abro una sucursal en otros lugares porque ellos tenían que venir de lejos, atraídos por la comida. Es así que al año y medio tuvimos que abrir un local en St. Pablo, Taquerías Ocampo 2, entonces trabaje allí también enseñando a los empleados, gracias    a Dios nos fue muy bien,


El primer negocio estaba ubicado en Lake Street, en Minneapolis, el centro de la ciudad, realmente no me acuerdo de mi primer cliente, pero si me acuerdo que cocinaba mi arroz, frejoles, quesadillas, guisados y atendía lo que me pedían.


Me acuerdo que hice mi menú, y dura hasta ahora, todo de maíz, tacos, burritos, a la gente le encanta, el huarachaso, que inventé, y que le gusta mucho a los clientes, el pozole, prácticamente comida de Morelos, en ese tiempo tenía 3 hijos y además la que tenía en la barriga, tengo 4. Mis hijos estaban pequeños e iban a la escuela.


Lo que puedo decirles a las mujeres, que es difícil, pero lo principal es el miedo que uno tiene de empezar algo, qué de repente no me sale, qué quedo en medio del camino, qué ya perdí todo lo que gasté, haya que ganarle al miedo, porque si no lo haces, nunca vas a hacer nada.


Todos esos años trabajaba, 5, 6 , 7 días, 12 a 14 horas diarias, a veces pasa que la pareja no lo toma en cuenta, a las mujeres les digo que luchemos, y que hagamos lo que hagamos, debemos estar seguras de que va a funcionar.


El negocio ahora es familiar, una sociedad grande que tenemos, pero que va a seguir creciendo,  trabajamos todos en equipo, mis hijos, mi nuera. He trabajado y trabajado, lo he disfrutado, pero tengo otros proyectos, abrir otro tipo de negocios, pero estamos en planes, seguiré trabajando, mientras haya salud. Agradecimiento a los clientes, a los trabajadores de la firma Ocampo, decirles a las mujeres que no se dejen vencer por el miedo.


Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Tumblr

Búsqueda

Reciba alertas de podcasts

Sobre Latino Libre USA

En Latino Libre USA compartiremos las experiencias de los inmigrantes; como tú y como yo, que en el camino de cumplir el Sueño Americano los obstáculos desafíos y problemas.

Adquiere tu guía de crédito