fbpx
Menu

Hispanic Solutions GroupCinco consideraciones para una economía estable y tranquila

Cinco consideraciones para una economía estable y tranquila

Cinco consideraciones para una economía estable y tranquila

El 2020 ha sido, en definitiva, un reto para todos. El mundo entero se ha enfrentado a una de las situaciones más desafiantes de los últimos años, en donde el número de afectados se puede comparar a los de una terrible guerra con aproximadamente 1.12M de muertes registradas por Coronavirus en todo el mundo.

Los sectores social y sanitario no fueron los únicos gravemente afectados. Con las medidas de precaución y prevención, el teletrabajo fue la opción principal que se manejó durante la primera ola de Coronavirus. Ahora que ha llegado la segunda ola, estimar que el teletrabajo volverá como consideración primordial no sería más que lógico. Y tal como sucedió en la primera ola, los más afectados económicamente serían los que se encuentran en el sector de hostelería y turismo, ya que, para estos, será imposible o muy difícil continuar generando ingresos como lo hacen habitualmente.

Con un panorama económico tan incierto e inestable como el vivido durante marzo, abril y mayo, lo más inteligente será estar lo mejor preparado posible con las consideraciones de lo vivido durante la primera ola para no salir tan afectados de la segunda y así desmentir el dicho de “la segunda ola pega más fuerte que la primera”

¿Qué hacer en cuanto a la economía?

Sería falso si alguien dijera que no presentó síntomas de estrés, ansiedad y hasta un poco de angustia por no saber cómo cubrir los gastos. En mayor o menor medida, fueron muchas las personas que incluso tuvieron que iniciar terapias psicológicas online para mantener la calma porque la situación trajo mucha instabilidad emocional y económica.

Para evitar caer en ataques de ansiedad, considera los siguientes cinco tips para mantener una economía tranquila y estable en caso de que la situación llegue a empeorar nuevamente.

  1. Prioridades: Establecer las prioridades es lo más importante en tiempos de crisis. Tratar de plantear si los gastos que se tienen son realmente necesarios para encontrar alguno que no sea indispensable te dará un espacio más amplio para poder ahorrar o tomar mejores decisiones financieras. Para momentos en los que la economía se ve afectada, generar un piso estable de ahorros es una meta obligatoria y esto se logra principalmente recortando gastos.
  2. Presupuesto: Una vez que se han estimado los gastos y se ha considerado eliminar aquellos que no son tan relevantes, es de vital importancia plantearse un presupuesto con ingresos y egresos fijos y no variables de cada mes, haciendo estimaciones de la compra y dejando un pequeño monto para “imprevistos” que, en caso de no utilizarse, el monto se puede redirigir a los ahorros o acumular especialmente para cuando surja un imprevisto. El tener un presupuesto con cantidades estables fijas te permitirá saber qué tan flexible puedes llegar a ser con los gastos e incluso cuánto puedes llegar a pagar en caso de que quieras solicitar financiamiento.
  3. Vías alternas: Tener distintas opciones para estabilizar o generar otras fuentes de ingreso paralelas a tu trabajo es importante para mantener una economía estable. De modo que, si se evalúa que solicitar financiamiento mediante un préstamo o crédito puede ayudar a mantener el presupuesto del mes estable, lo mejor es solicitarlo antes de que la situación se vea peor y las solicitudes tomen más tiempo en ser procesadas.
  4. Investigar: Si se va a dar el paso de solicitar financiación para estabilizar el presupuesto, debe tenerse en cuenta que la cantidad a solicitar no tiene por qué ser muy grande y el plazo de pago no muy amplio. De este modo, las probabilidades de poder devolver el préstamo o crédito sin problemas y sin caer en morosidades serán mayores.
  5. Opciones: Al considerar solicitar un producto financiero, no se puede tomar la primera opción que se presente. Es importante realizar un pequeño sondeo de las alternativas disponibles en el mercado para seleccionar la que sea más conveniente. Contar con el apoyo de comparadores financieros de confianza como Moneezy puede ser un gran paso para comenzar la búsqueda de la mejor opción

Muchas personas ven el financiamiento como una forma de gastar más de lo que pueden pagar en el momento en el que realizan la solicitud, pero la verdad es que no es así. Si solicitas un préstamo o crédito, puedes fácilmente incrementar tus ingresos o estabilizar tu economía. De manera que, si empiezas a sentir que la situación está un poco inestable, podrías considerar poner el financiamiento a tu favor. Además, existen muchas maneras alternas de estabilizar tu economía y el financiamiento es solo una de ellas, por lo que siempre va a depender de la situación personal de cada uno.

Recuerda que lo más importante es que mantengas un panorama definido de tu presupuesto para que puedas tomar las mejores decisiones financieras.

Top